Implementa Sur

Avanzar hacia cero emisiones netas sin caer en el greenwashing

Las empresas se están sumando a la lucha contra el cambio climático mediante compromisos de reducción de emisiones. Sin embargo, existe un riesgo asociado a que estas estrategias se basen en el uso de offsets.

Sofía Burford

Líder de consultoría
Comparte:

El cambio climático es el gran desafío de este siglo. La descarbonización necesaria para evitar los peores efectos de este fenómeno implica cambiar la manera en la que se hacen negocios: desde las fuentes de energía utilizadas, los procesos industriales, los medios de transporte, hasta re-imaginar los ciclos de materiales y productos. Todo esto requiere una transformación en las empresas que permita incorporar el cambio climático en el corazón de su negocio y capturar el valor de esta transición hacia una economía baja en carbono y resiliente al clima.

Para alcanzar este objetivo, las organizaciones deben instalar estrategias para gestionar y divulgar sus riesgos derivados del cambio climático y de la descarbonización oportunamente a sus stakeholders. Por esto, se ven cada vez con más frecuencia compañías que presentan declaraciones de objetivos de cero emisiones netas, carbono neutralidad, neutralidad climática, entre otras.  Sin embargo, muchos de estos conceptos se usan de manera indistinta, e incluso adaptada según la conveniencia de levantar un contenido comunicacional vistoso. Esto genera confusión en el mercado y lleva a potenciales riesgos reputacionales para aquellas organizaciones que escojan criterios poco estrictos en torno a un objetivo de cero emisiones netas, cayendo incluso en greenwashing.

Para evitar esto, la única forma de tener una estrategia ambiciosa y creíble de neutralización de emisiones es que sea elaborada guiándose por criterios rigurosos de reportabilidad respaldados por iniciativas e instituciones de sostenibilidad, y que sus objetivos de reducción de emisiones sean basados en la ciencia. Science-Based Targets (SBT) es la iniciativa más destacada en esta materia, ya que cuenta con un marco metodológico robusto para establecer objetivos de cero emisiones netas y una trayectoria de reducción de emisiones consistente con dicho objetivo. 

SBT otorga claridad a la empresa sobre el nivel de mitigación de distintos tipos de emisiones (directas e indirectas) hasta llegar a emisiones residuales al 2050, es decir, emisiones que no sean factibles de reducir. Solo entonces se alcanza el objetivo cero emisiones netas de la organización por medio de la neutralización de sus emisiones residuales usando certificados de reducción de emisiones (u offsets) aceptados por SBT. Además, es compatible con otras reconocidas iniciativas de sostenibilidad tales como CDP, una de las organizaciones fundadoras, Race to Zero, Dow Jones Sustainability Index (DJSI) o Sustainability Accounting Standards Board (SASB), entre otros. 

Uno de los errores más comunes en las estrategias de descarbonización es considerar que ser una empresa de cero emisiones netas se puede lograr mediante la compensación de emisiones sin haber realizado acciones previas de mitigación suficientes. Un compromiso de estas características pierde credibilidad frente a un ineludible uso más riguroso del término de cero emisiones netas. Además, tiene el riesgo de seguir dependiendo de emisiones en las operaciones y cadena de valor de la organización y de la incertidumbre en el desarrollo del mercado del carbono u offsets. En definitiva, estos nunca deberían ser un sustituto de la mitigación.

En ImplementaSur hemos construido el conocimiento para discernir y recomendar entre las variadas interpretaciones de carbono neutralidad y objetivos “cero neto” en el mercado. También, tenemos vasta experiencia en recorrer todas las etapas para abordar la gestión de riesgos y oportunidades frente al cambio climático. Estas incluyen la cuantificación de la huella de carbono y del agua, dimensionar el impacto financiero de los riesgos climáticos en el negocio, establecer trayectorias y metas para la reducción de emisiones, y en definir opciones de inversión para mejorar la resiliencia de la organización frente a estos riesgos, entre otros.   

Gracias a esta línea de servicios, hemos asesorado a clientes de la economía real y del sector financiero que requieren incorporar una estrategia consistente para abordar el desafío del cambio climático ante marcos de reporte como el Task Force on Climate-Related Financial Disclosures (TCFD), índices como el DJSI y esquemas de reporte como CDP, del cual somos proveedores acreditados.

Estamos disponibles para asistir a empresas que busquen incorporar de manera rigurosa y transparente el cambio climático como un ámbito estratégico en sus negocios. Entendemos que es una disciplina en constante desarrollo y repleta de mensajes que pueden generar confusión respecto de las rutas correctas por donde avanzar, dificultando el entendimiento de qué estrategias son suficientemente ambiciosas y cuáles pueden, por otro lado, caer en greenwashing.  Por esta razón, nuestro sello es aterrizar la rigurosidad científica y el más actual conocimiento técnico a la realidad de cada negocio con el fin de que nuestros clientes contribuyan de manera efectiva al alcance de las ambiciosas metas globales que demanda el gran desafío del cambio climático.

Carrito de compra