Avanzar hacia cero emisiones netas sin caer en el greenwashing

El cambio climático es el gran desafío de este siglo. La descarbonización necesaria para evitar los peores efectos de este fenómeno implica cambiar la manera en la que se hacen negocios: desde las fuentes de energía utilizadas, los procesos industriales, los medios de transporte, hasta re-imaginar los ciclos de materiales y productos.